Last Updated:

El Ladrón, de Georges Darien

Categories Novedades

Aquí hay un libro y un autor que descubrí casi por casualidad. Sí, he dicho casi. A veces me encuentro con pequeñas pepitas literarias de forma enrevesada, y eso es lo que ocurrió con “Le voleur” de Georges Darien. Entonces, ¿cómo llegué a leer este título?

Para que conste, hace unos meses vi la magnífica película de Stanley Kubrick “Les sentiers de la gloire”, sobre la Primera Guerra Mundial. Además, en un momento de la película oigo la siguiente frase: “El patriotismo es el último refugio de los bribones”. Encontré que esta frase sonaba tan bien y tan fuerte que le pregunté a mi amigo más inteligente (Google) si no era de un libro. Además, Google me habla de Georges Darien y su frase: “El patriotismo no sólo es el último refugio de los traviesos, sino también el primer pedestal de los ingenuos y el lugar de descanso favorito de los tontos. “Naturalmente quise descubrir a Georges Darién a través de uno de sus libros, y aunque no es a él a quien se le ha quitado la cita a la que tanto me intrigó. “La obra “El Ladrón” de Georges Darién cuenta la historia de Georges Randal, un niño de una familia burguesa que es confiado a su tío tras la muerte de sus padres. Al mismo tiempo, al tío se le confió la gestión de los bienes del pequeño Georges. Desgraciadamente, el pequeño Georges, que ha crecido, no heredará casi nada, a causa de un tío poco delicado que casi ha malgastado toda la fortuna de su protegido. Sin embargo, Georges quiere seguir una carrera en fuga, no por venganza, sino simplemente porque considera que el trabajo de ladrón es el único que le permitirá vivir plenamente su libertad. En efecto, Georges Randal es un hombre que ama la libertad, pero que no encuentra ningún favor en nadie, la burguesía, los sacerdotes, los pobres, los anarquistas, la gente honesta, los ladrones, son todos iguales, no hay nadie para atrapar al otro.

Ah! cómo entendemos la hermosa risa del todopoderoso ejército burocrático ante la Individualidad, cómo entendemos la victoria definitiva de la fórmula administrativa, y el triunfo de la ronda de cuero! Y también pensamos en las enseñanzas de los filósofos del siglo XVIII, en el respeto de la Ley que predicaban, en su culto al poder absoluto del Estado, en su glorificación del ciudadano…. El ciudadano -esta cosa pública- ha reemplazado al hombre. La soberanía ilimitada del Estado puede pasar de las manos de la realeza a las manos de la burguesía, de las manos de la burguesía a las del socialismo; seguirá existiendo. Se volverá más atroz, incluso; pues aumenta a medida que se degrada. Qué dogma!…. Pero qué cosa tan terrible es concebir, por un momento, la posibilidad de su abolición, e imaginar que tienes que pensar, actuar y vivir por ti mismo!

Me gusta mucho el tono del texto, que es oscuro, irónico y nihilista. Todo el mundo lo toma por su rango, nadie se salva. ¡Está crujiente! En esta novela, podemos sentir perfectamente la tendencia anarquista del autor Georges Darien. Además, la pluma de este último me recuerda a la de León Bloy en “Exégesis de los lugares comunes”. Me parece que los dos escritores utilizan un tono provocativo, deliberadamente inflamatorio y por mi parte aprecio mucho, amo, encuentro este estilo suculento, agradable. Por último, tenga en cuenta que hay una interesante adaptación cinematográfica de este libro. La película con Jean-Paul Belmondo en el papel principal fue dirigida por Louis Malle y tiene el mismo título que la novela de Georges Darien.

¿Qué te parece eso? Gracias por leerme.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *