Los guardianes de los libros, de Michel Ossorguine

Categories Reseñas

Hace unos días les presenté un ensayo sobre la narración de la destrucción de libros y hoy les hablaré de los guardianes de los libros… Y sí, oportunamente, en ocasiones también hay gente que asegura los libros. Pero, ¿de qué se habla el trabajo de Michel Ossorguine?

Antes de hablarles sobre el libro, pienso que es sustancial presentarles al creador. Así, Michel Ossorguine es un escritor, crítico literario, ruso nativo de 1878 y fallecido en Francia en 1942. Michel Ossorguine, su verdadero nombre, Michel Andrévitch Ilyne, vivió una vida agitada, debido a que dos ocasiones se vio obligado a dejar su país. Así, el creador ruso vivió en Italia a lo largo de unos diez años desde 1905 antes de volver a casa y ser expulsado terminantemente por los bolcheviques en 1921. Además, el creador ruso, con pasión por la bibliografía, se instaló terminantemente en París en 1923. En “Les gardiens des livres”, Michel Ossorguine habla de este período intermedio y a lo largo de el cual volvió a vivir en Moscú, la localidad donde creó: “La librairie des écrivains”. ¿Pero qué es esta biblioteca de escritores? Esto es lo que el creador intenta argumentar en este libro tan atrayente. ¿Cómo nació esta biblioteca, cómo vivió, cómo murió? Lo sabrás todo! Y más que eso. Así, después de la revolución rusa, un grupo de amigos, en un país en ruinas, se juntaron para hacer una librería privada. Inimaginable en un país recién comunista! Además, el creador se llama la atención en numerosas oportunidades de que las autoridades toleren su comercio y lo expliquen (esta tolerancia) sólo por el hecho de haber vivido inadvertido, bajo el radar del gobierno. Además, los hechos futuros le darán la razón. Mientras pasa el tiempo, comprendemos las adversidades que este grupo de amigos enfrenta para sostener su negocio en marcha en un país con una inflación galopante. Los costos de los libros deberán actualizarse todos los días. Próximamente se realizó visible que el propósito de Michel Ossorguine (y el de su grupo) era frente todo salvaguardar los libros, manuscritos y documentos de valor inestimable. De hecho, los hombres pobres vendrán a vender sus libros para lograr vivir, comer, etc. Las bibliotecas nacionales por el momento no tienen existencias y, además, algunos libros están prohibidos. Entonces, es la librería de los escritores a la que la multitud recurre. Esta última está comenzando a ser popular y la multitud viene a poner libros allí, en ocasiones en lugar de azúcar.

Había algo más: no sabíamos nada de libros, en tanto que los nuevos ejecutivos soviéticos no tenían iniciativa de lo que era. Además, en esa época, los empleados soviéticos recién emigrados eran “saboteadores”, oséa, personas que transitaban y pasaban hambre, no podían trabajar, estaban obsesionados con las porciones y las distribuciones. No lograron ordenar el comercio del libro, principalmente porque ninguno de los que vendían sus bibliotecas iba a las tiendas soviéticas, no había seguridad en sus evaluaciones y se temía una confiscación total.

“Les gardiens des livres” es un libro que cuenta la historia real de una hermosa aventura humana, de un grupo de luchadores de la resistencia que, sin importar todo, hicieron todo lo viable (de sus pocas posibilidades) para dirigir una librería, prestar libros y, más que nada, salvaguardarlos. Es una historia apasionante con anécdotas divertidas y tristes. El catálogo de los libros publicados por la librería de los escritores está utilizable en el final del libro. También puede conocer varios de los poemas manuscritos de Marina Tsvetaieva. La librería de los escritores habrá vivido 4 años, de 1918 a 1922.

¿Qué te se ve eso? Gracias por leerme.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *