Last Updated:

Salmigondis, de Gilbert Sorrentino

Categories Novedades, Reseñas

Ocasionalmente, porque es incitante, leo proyectos literarias extrañas y escurridizas, pero no bastante comunmente, porque se hace pesado. No obstante, “Salmigondis”, del estadounidense Gilbert Sorrentino, es una novela asombroso que no puede dejar indiferente a nadie. ¿De qué está comentando este último? Eso es lo que iremos a ver en este preciso momento…..

Enfrentémoslo, “Salmigondis” es una novela de difícil ingreso, publicada en 1979, pero que no obstante se considera histórica. ¿Un culto? seguramente también. Entonces, esto último no será fácil de comprobar. Además, la novela transporta muy bien su nombre, puesto que “Salmigondis” está construida como un mosaico. Les recuerdo que un salmigondis es (gracias Larousse) un guiso de carne sobrante o una mezcla confusa y dispar. La novela de Gilbert Sorrentino, compuesta de contenidos escritos dispersos que son difíciles de linkear, no obstante, empieza de forma más natural en el planeta, como todos libro sobre el delito. Un hombre, Ned Baumont, se descubrió muerto por su colega Martin Halpin. Este último por el momento no recuerda nada, sufre de una enigmática amnesia. ¿Podría ser él, Martin Halpin, el asesino, el asesino de su amigo y compañero Ned Baumont? El capítulo tiene sólo unas escasas páginas y después cambiamos de registro completamente, puesto que el escritor estadounidense alterna esta historia de homicidos con una correo entre numerosos personajes principales, un períodico (en el que el narrador, amnésico, protesta de su talento como escritor), extractos de una novela, etc…. Una alguna composición se ve estar arraigándose, pero sería bastante fácil y el creador añade a su texto (ya enrevesado) poemas (muy buenos), listas de toda clase (a ocasiones aburridos), una obra de teatro (con espectaculares protagonistas). En el final, la novela de Gilbert es un magnífico bolso de mano en el que se entrelazan individuos conocidos como James Joyce. Además, el creador algunas veces copia el estilo de este último. ¿Quizás para parodiarlo? Eso es lo que me se ve a mí…. Eso es lo que dicen también los críticos serios….

Así que fui al club, puse mis tacones en la acera, y me resbalé entre la multitud de calles. Y busqué algunas expresiones agudas para combatirlas, y también para contribuir a Beaumont (a salvo, a mi cuidado). Y el polvo de las alcantarillas golpeó mis ojos en sucios remolinos. ¡Corrie, el bastardo, la diosa del encaje! Después me moví un poco más rápido, resbalé entre la masa de gente en las intersecciones y, con las piernas pesadas, caminé por las calles rápidamente, hasta el atardecer.

“Salmigondis” no es el tipo de libro que se ajusta a todo el planeta, eso es seguro. Las varias digresiones usadas y abusadas por el creador precisamente desanimarán a bastante gente, pero debemos mantenernos y seguir más allá de la sepa de un hilo conductor común. Por otro lado, más allá de que se perdió muy rápidamente, me llama la atención haber apreciado esta novela, en tanto que me había estancado rápidamente en oposición al Ulises de James Joyce. Pero quizás era bastante joven cuando leí al creador irlandés. Algún día tendré que volver a leer a James Joyce, pero me estoy alejando del tema… Lo habréis comprendido, aunque difícil, les sugiero “Salmigondis”, una novela inclasificable de Gilbert Sorrentino. Usted estará confundido, pero algunas veces debe estarlo, se siente bien. Además, el libro es muy bonito, los editores de Hundred Pages realizaron un magnífico trabajo editorial. ¡Me encanta! ¡Me encanta! Próximamente tendré una pequeña colección de sus libros.

¿Qué te se ve eso? Gracias por leerme.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *